Testimonio de conversión: El enTestimonio de conversión: El encuentro con la Virgen en Misa de una mujer herida en su matrimoniocuentro con la Virgen en Misa de una mujer herida en su matrimonio

Nov 18, 2022 | TESTIMONIOS

Martha es hondureña y actualmente vive en Toronto (Canadá). Marta fue criada en el seno de una familia católica, en el rezo del Rosario. No fue hasta después de la conversión cuando pudo comprender la magnitud del problema que vivió en los momentos previos a ese cambio. “Comprendí que el amor de Dios es muy especial en cada uno de nosotros, si lo comprendiéramos de verdad, lloraríamos de alegría, es el amor perfecto de Dios”, explica. 

Se casa en Honduras con el que fue el padre de sus hijos. Marta se casó con 21 años. Su marido, en ese momento estaba trabajando para la armada estadounidense, viajaba mucho. Fruto de este matrimonio nacieron tres hijos. Los primeros años de matrimonio transcurrieron muy bien. Por los viajes y cambios del momento, la profesión del marido como militar, nunca tenían una estabilidad aparte de todos los problemas que como matrimonio estaban enfrentando en esos momentos. 

Con el paso de los años, las cosas se empezaron a poner más difíciles en el matrimonio y Martha tomó la decisión de separarse y después divorciarse. Se separa con dos hijos pequeños. “En ese tiempo madre divorciada con dos hijos fueron tiempos difíciles, acoplarnos a esa nueva vida, una vida que muchos vivimos y experimentamos”, explica. 

Una situación complicada para Martha y para sus hijos. “Pensé qué voy a hacer ahora con dos hijos pero pensé que esta era la vida que íbamos a tener, me enfoque en sacarlos adelante”, explica. Pasaron algunos años y le empezó a rondar un pensamiento que muchos separados piensan y es el de buscar otra persona que le “haga feliz”. Martha por qué no, pensó en darse otra oportunidad. Sus amistades también la animaban a hacerlo. 

Hasta que un día conoció a la persona que hoy es el padre de su hija, él tenía gran fe. “Decidimos entablar una relación y al tiempo formalizarla”. Él tiene su familia en Canadá así que decidió moverse con su familia a Canadá. Todo iba muy bien, estaban en esa etapa bonita del noviazgo, eran felices. Pero al estar separada, había una herida muy grande presente. “Iba a misa y rezaba, pero no podía recibir los santos sacramentos, y era un dolor muy grande”. Pero un día, algo totalmente inesperado ocurrió un día en misa, un encuentro con la Madre que lo cambió todo. 

¿Quieres conocer la historia de Marta? ¡Te conmoverá!

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados