TESTIMONIO DE CONVERSIÓN de Héctor en el ‘Medjugorge de Jalisco’

Oct 21, 2022 | TESTIMONIOS

Asesinaron a su hermano, fallece su hermana y él se convierte en ‘Medjugorge de Jalisco’

Héctor es el mayor de siete hermanos, sus padres desde que iniciaron su matrimonio se dedicaron muy intensamente al apostolado. Eran cristianos muy comprometidos. 

Héctor, como el mayor de todos los hermanos, escuchó de su abuela muchas historias familiares, de martirio. “Crecí con toda esa conciencia de lo que era dar la vida por amor a Jesucristo”, explica.

Algo sucedió que le hizo alejarse del Señor. En 1983 el hermano de Héctor es asesinado por la espalda mientras defendía a una persona que estaba bebiendo. Para toda la familia fue un golpe muy duro. 

Héctor ya estaba casado con su mujer en ese momento y volvió para estar acompañando a su familia en los duros momentos. Tras el asesinato de su hermano y al irle mal en el trabajo, eran motivos suficientes para que su fe se fuera enfriando. 

Había un lugar que se llamaba el Medjugorje Jalisco, allí había un sacerdote carismático que tenía dones importantes. Su mujer le animaba a ir pero él no estaba nada convencido, al final le convenció para que las llevara en el coche. “El único de las personas que se sentó al lado del padre fui yo”. El padre le preguntó qué necesitaba y fue el momento perfecto para Héctor despotricar de su familia. 

El padre le dijo que el Señor le iba a conceder lo que necesitaba. “En ese momento el Señor me tumba y supone el inicio de mi conversión”, explica. De no ir a misa, tenía una gran necesidad de ir a misa y confesarse. Empezaba a entender lo que se decía en misa. Tuvo un encuentro personal con el Señor que no pudo olvidar.

En ese momento invitaron a Héctor y a su mujer a un seminario. Cuando llegaron al patio central vieron a muchas personas alabando y pensaron dónde se habían metido. Finalmente decidieron quedarse. Las personas que allí estaban contaban sus experiencias de cómo sentía el calor del Señor, pero él no sentía nada de estas cosas que las personas contaban. “A los tres meses el que estaba alabando y aplaudiendo era yo”. 

¡No te pierdas el testimonio completo, te impactará y emocionará!

https://youtu.be/PBBhsFCK6q4

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados