ROSARIO AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
07/14/2022

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es una forma de representar, invocar y adorar el Amor con el que Cristo ama a Su Padre y a todos nosotros. Aunque sus orígenes se remontan a la edad media e incluso antes, realmente comenzó en el siglo XVII cuando Jesús se le apareció varias veces a la hermana francesa Margarita Marie Alacoque.

Cómo rezar el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús:

Señal de la Cruz

Oración Alma de Cristo:

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Corazón de Cristo, vivifícame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, buen Jesús! Óyeme. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme. A la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti. Para que, con San José, La Virgen María, tus Ángeles y tus Santos Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos. Amén.

En las cuentas grandes: Jesús, dulce y humilde de Corazón, haced el mío, semejante al Vuestro

En las cuentas Pequeñas: Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío

Al final de cada decena decir la jaculatoria: Dulce Corazón de María, sé la Salvación del alma mía

Al terminar las decenas: Corazón de Jesús: ¡Misericordia! Corazón agonizante: Ten piedad de los moribundos.

Oración final: Que el Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento sea ​​bendecido, adorado y alabado con agradecido afecto, en todo momento en todos los tabernáculos del mundo, hasta el fin de los tiempos. Amén. Se puede agregar Un Padre Nuestro y un Ave María por una persona enferma Promesas a los devotos del Sagrado Corazón

Las 12 promesas de Nuestro Señor a Santa Margarita María Alacoque a favor de aquellos que están dedicados a Su Sagrado Corazón son:

1. Les daré todas las gracias necesarias en su estado de vida.

2. Estableceré la paz en sus casas.

3. Los consolaré en todas sus aflicciones.

4. Seré su refugio seguro durante la vida y, sobre todo, en la muerte.

5. Otorgaré una gran bendición a todas sus empresas.

6. Los pecadores encontrarán en Mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.

7. Las almas tibias se volverán fervientes.

8. Las almas fervientes se montarán rápidamente a la alta perfección.

9. Bendeciré cada lugar donde se establezca y honre una imagen de Mi Sagrado Corazón.

10. Le daré al sacerdote el don de tocar los corazones más endurecidos.

11. Aquellos que promuevan esta devoción tendrán sus nombres escritos en Mi Corazón, para nunca ser borrados.

12. Te prometo en la misericordia excesiva de Mi Corazón que Mi todopoderoso amor otorgará a todos aquellos que comulguen el Primer viernes de cada mes durante nueve meses consecutivos, la gracia de la penitencia final; no morirán en mi disgusto ni sin recibir los sacramentos; Mi Divino Corazón será su refugio seguro en este último momento.

Consagración al Sagrado Corazón de Jesús (opcional)

Me entrego y consagro al Sagrado Corazón de nuestro Señor Jesucristo, mi persona y mi vida, mis acciones, dolores y sufrimientos, para que no pueda hacer uso de ninguna parte de mi ser si no es para honrar, amar y glorificar el Sagrado Corazón. Este es mi propósito inmutable, ser todo Suyo y hacer todas las cosas por amor a Él, al mismo tiempo que renuncio con todo mi corazón a todo lo que le desagrada. Por lo tanto, te considero, oh Sagrado Corazón, el único objeto de mi amor, el guardián de mi vida, mi seguridad de salvación, el remedio de mi debilidad e inconstancia, la expiación de todas las fallas de mi vida y mi refugio seguro a la hora de la muerte. Oh Corazón de bondad, mi justificación delante de Dios Padre, que apartó de mí los trazos de Su justa ira. Oh Corazón de Amor, pongo toda mi confianza en ti, porque temo evertir de mi propia maldad y fragilidad, pero espero todas las cosas de tu bondad y generosidad. Quítame todo lo que pueda desagradarte o resistir Tu santa voluntad; deja que Tu amor puro imprima Tu imagen tan profundamente en mi corazón, que nunca pueda olvidarte o separarme de Ti. Haz que obtenga de tu bondad la gracia de tener mi nombre escrito en Tu corazón, porque en Ti deseo de poner toda mi felicidad y gloria, y vivir y morir en la servidumbre a Ti. Amén.

Santa Margarita María Alacoque

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados