IGNACIO ECHEVERRÍA, el “héroe del monopatin”

Oct 8, 2022 | TESTIMONIOS

Entrevista a Joaquín Echeverría, padre de Ignacio Echeverria el “héroe del monopatín” o “heroe del skate”, se está intentando el proceso de canonización.

El padre de Ignacio define a su hijo como “un hombre bueno, una persona inocente. Su madre opinaba que era un niño muy mimoso y dependiente de ella”, explica. Cuando la familia se traslada a Madrid, el choque de nuevas amistades, nuevo entorno impacta en todos ellos, en Ignacio también. Cuando empiezan con las clases en el colegio, Ignacio empieza a hacer un poco su vida, el padre no es realmente consciente de cómo su hijo encaja en esa nueva vida.

Pasa el tiempo y empieza a descubrir que el mundo es más complejo, se va haciendo responsable y empieza a poner foco en el estudio, con más lentitud. Ignacio ya desde joven estuvo años viviendo en el extranjero. “Como en España vio que no iba a volver a tener un buen trabajo, pensó que tendría que volverse al extranjero”, explica. El tenía un trabajo aparentemente bueno pero lo echan por su exceso de timidez; es cuando decide empezar a estudiar inglés.

Ignacio aprendió inglés y se hizo experto en delitos económicos, en Inglaterra le invitaron a un simposio importante y allí fue. El padre de Ignacio y él siempre confrontaban sus ideas sobre la iglesia y la política. “En un momento dado él quería casarse y se unió a acción católica para acercarse a esa realidad”, explica. Y es que no expresaba sus ideas religiosas en su día a día pero el seguía yendo a misa y tenía claro que encontrar esa vocación al matrimonio la iba a encontrar en ese entorno.

“Ignacio era un hombre muy comprometido, no era políticamente correcto, entonces en un momento dado hubo unas pintadas en Villanueva del Pardillo, entonces habla con sus amigos de allí”, cuenta. Así, se entera de que algunas personas de su entorno eran las causantes de esas pintadas y decide no juntarse con esas personas.

Ignacio tenía muchos miedos, pero las cosas en las que estaba en juego la dignidad o la verdad era muy decidido. Y eso es lo que hizo Ignacio con lo sucedido en el atentado de Londres de junio de 2017 en el que fue asesinado por los terroristas. “El momento de mayor sufrimiento que viví fue cuando escribí una carta agradeciendo a sus amigos por haber vuelto al lugar del atentado”, recuerda.

“Cuando muere Ignacio me preocupa su muerte y el futuro de su muerte”, relata. Cuando me el cuerpo de su hijo ve una imagen serena y llena de paz y eso le dio un consuelo infinito y le ha fortalecido en su fe.

No puedes perderte el testimonio completo, te emocionará.

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados