BENEDICTO XVI : Un misterioso monje Le anunció la muerte del papa Juan Pablo I
09/13/2022

Este episodio ocurrió de noche en Ecuador. Para el Papa emérito, los rumores de una muerte violenta de Juan Pablo I no son creíbles

A Benedicto XVI le fue anunciada mientras dormía, en medio de la noche, la muerte del Papa Luciani. Quien le comunicó fue un misterioso monje, que entró en su habitación y desapareció en pocos segundos.

Albino Luciani, que permaneció en la cima de la Iglesia mundial durante sólo 33 días, murió repentinamente en su apartamento en la Ciudad del Vaticano el 28 de septiembre de 1978.

En el proceso de canonización (Luciani será beatificado el 4 de septiembre de 2022), hay un importante testimonio del interrogatorio de Benedicto XVI, revelado en el libro Il postino di Dio(en español «El cartero de Dios»)de Nicola Scopelliti, publicado por Ares Edizioni.

El Papa emérito afirma haber tenido una última conversación con Albino Luciani en septiembre de 1978, cuando «a cargo del Papa, fui al Congreso Mariano Nacional en Ecuador. Poco antes tuve una breve conversación con el Santo Padre, quien me animó y me dio su bendición».

La salud del Papa Luciani parecía buena. «Estaba claro que no era un gigante desde el punto de vista de la salud física -dice el entonces cardenal Joseph Ratzinger- y, sin embargo, descubrí que su estado de salud estaba dentro de lo normal. Tuve la impresión de que en este sentido su constitución física era similar a la mía».

La noticia de la muerte del Siervo de Dios, sin embargo, llegó al cardenal Ratzinger mientras se encontraba en Ecuador. «El día de la muerte del Papa estaba durmiendo en la residencia del arzobispo de Quito. En un momento, en medio de la noche, me desperté y escuché que la puerta se abría y alguien entraba».

Cuando encendió la luz, el actual Papa emérito vio a un monje con una túnica marrón. “Parecía un misterioso mensajero del más allá, así que dudé de que estuviera realmente despierto. Entró y me dijo que acababa de recibir la noticia de que el Papa había muerto. Inicialmente no podía creerlo, pero luego no dudé de la veracidad de la información. Curiosamente, me quedé dormido de inmediato, pero a la mañana siguiente finalmente asimilé la impensable noticia».

El misterio de esa «aparición» nocturna fue revelado en las horas siguientes. «Ese monje era un obispo auxiliar de Quito que había usado su hábito religioso para comunicar la noticia esa noche».

«Cuando, en la oración de los fieles durante la misa, un concelebrante oró por el difunto Papa Juan Pablo I – agrega Ratzinger – mi secretario laico allí presente se agitó, preguntándose cómo era posible confundirse de esa manera. Parecía que se refería a Pablo VI. Al final, todos nos quedamos realmente conmocionados por esa noticia, cuya veracidad ya no se dudaba”.

El Papa Benedicto XVI nunca ha tenido dudas sobre la muerte natural de Albino Luciani. «Desde el principio pensé que los rumores que comenzaron a circular sobre una muerte violenta del Siervo de Dios no tenían sentido. Las informaciones oficiales para mí fueron y son totalmente creíbles y convincentes».

El Papa emérito, en el interrogatorio, recuerda también el día del funeral de Juan Pablo I, que tuvo lugar el 4 de octubre de 1978, día de la fiesta litúrgica de San Francisco de Asís. «Los días del funeral del Papa fueron para mí días de gran tristeza. La lluvia torrencial coincidía con ese estado de ánimo. Incluso la naturaleza parecía entristecerse con nosotros».

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados