TESTIMONIO CATÓLICO: Tuvo ceguera y se encontró con el Señor como voluntaria en prisión

Nov 6, 2022 | TESTIMONIOS

Mari Mar de Beas y su marido son un matrimonio muy especial que llevan casados hace ya 31 años y juntos han vivido el amor y la entrega en la enfermedad. Mari Mar es invidente y Ricardo su marido aunque tienen la vista juntos como dicen ellos no pasan desapercibidos.

Al principio de casados comienzan a hacer planes para que la vida de ambos tuviera un recorrido. Ricardo siguió con su trabajo y Mari Mar se quería animar a hacer la carrera de Farmacia porque su madre tenía una farmacia y era una buena oportunidad de poder continuar con el negocio familiar. Pero a los dos años y medio a Mari Mar empieza con la ceguera en los ojos. “Cuando estaba en segundo de carrera, que era cuando me empezaba a gustar los estudios fue cuando perdí la vista”, recuerda.

Muchos planes, que en esos momentos se vieron truncados. A pesar de que ambos veían de familias católicas tampoco eran muy practicantes. En estos momentos de grandes dificultades en la salud, cuando se acordaron de que había un Dios que les podía ayudar. “En ese momento pedimos al Señor que nos enviara fuerzas. Era de las que pensaba cuando veía un invidente que prefería morirse a que le pasara eso”, explica.

Fue la época donde empezaron a refugiarse en el Señor y fueron notando esa fuerza que les iba llegando. “Ves que vas saliendo adelante con alegría”. Ricardo recuerda estos años como si cada uno de ellos estuviera viviendo en un mundo diferente. La hermana de Mari Mar en estos momentos también estaba viviendo un proceso de pérdida de visión mucho más lento.

Ricardo tuvo ese momento de enfado con el Señor de preguntarse por qué a él le había ocurrido aquello y la pregunta que ahora se hace es: ¿y por qué no a mi? Una situación donde Ricardo se revelaba contra aquello que estaba sucediendo. Porque enseguida de perder la vista también comenzó con problemas de riñón teniéndose que meter en diálisis, además de la pérdida audición de uno de los oídos.

Cada vez ocurrían más cosas y Ricardo se preguntaba cuándo se iba a terminar esto.

¿Quieres conocer cómo termina y a la vez continúa esta historia de amor y entrega a los demás? ¡No te la pierdas!

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados