Las ESCAPADAS SECRETAS de SAN JUAN PABLO II
08/03/2022

El Papa Juan Pablo II era un gran deportista y no desperdiciaba las oportunidades de escaparse del Vaticano para hacer su afición favorita: el montañismo.

Las grandes montañas son las catedrales de la naturaleza, la naturaleza es la mayor obra no hecha por los humanos y la mejor creación hecha por Dios. Los montañeros cuentan que cada metro que se sube de la montaña se tiene una visión diferente de la tierra.

Se ve un mundo completamente distintos pero sobre todo lo que más gusta de llegar a la cima es ver lo que hay al otro lado y esto es exactamente lo que le dijo Lino Zani, un guía de montaña al papa Juan Pablo II. A lo que el papa respondió que cuando llegas a la cima no puedes hacer otra cosa que bajar…

Y es que subir a la montaña es la vida misma, el que sube sabe que para seguir dando pasos hace falta el estímulo de llegar a la cima. Los problemas empiezan cuando hay que volver atrás: uno va cansado,se distrae. Una vez que has llegado, es difícil renunciar a lo que has conseguido. Volver atrás es cada vez más difícil.

San Juan Pablo II Hacia la cima de la santidad

La afición a la montaña de San Juan Pablo II empezó al comienzo de su tarea pastoral. Surgió con el deseo de llegar a los jóvenes de la primera parroquia que le habían encomendado como forma de sacarlos de sus entornos y rutinas con frecuencia los llevaba quince días a los montes, a los ríos y a los lagos. Porque había una cosa que tenía muy clara San Juan Pablo II: “Toda escalada que implique esfuerzo y fatiga es recompensada con la oportunidad de tocar y experimentar a Dios que nos cuida y nos bendice desde arriba”.

Por ello, cuando llegó a ser papa empezó a buscar sitios cerca de Roma donde se pudiese “escapar” cuando necesitara aire fresco y como podrás imaginar, algo tan normal como salir a caminar por la montaña, se convierte en algo extraordinario cuando eres el papa.

No te pierdas el video completo.

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados