La experiencia mística que un exorcista tuvo del Sagrado Corazón de Jesús

Sep 22, 2023 | CURIOSIDADES

En un artículo escrito para National Catholic Register, Patti Maguire Armstrong compartió las experiencias de un célebre exorcista de Estados Unidos y su devoción por el Sagrado Corazón de Jesús. Monseñor John Esseff, sacerdote de la diócesis de Scranton, Pensilvania, y uno de los exorcistas más antiguos del país, con 92 años. Su devoción al Sagrado Corazón comenzó durante una visita a Roma en 1959, poco después de una ceremonia de entronización en su rectoría. Este es el relato de la experiencia mística que lo convención de consagrarse por completo al Sagrado Corazón.

“Decidí visitar dos basílicas importantes en Roma: Santa María la Mayor y la más antigua de las cuatro, San Juan de Letrán. Cuando entré a la capilla del Santísimo Sacramento en San Juan de Letrán, tuve la experiencia de oración más abrumadora de toda mi vida. Estaba abrumado por la presencia, la majestad, el asombro y el poder de Dios. “Fue tan abrumador que no pude pararme. Me sentí obligado a ponerme de rodillas y en un instante estaba postrado en el suelo frente al Santísimo Sacramento. La asombrosa presencia de Dios se apoderó de mí y yo estaba temblando y llorando. Todo lo que pude decirle a Dios fue: ‘¿Qué quieres, Señor?’ Escuché al Señor responder: ‘Caridad’. No podía moverme, ni siquiera moverme.

“El estado de oración extática duró mucho tiempo. Cuando me orienté, me levanté y me acerqué al altar del Santísimo Sacramento. Tuve la misma experiencia de la presencia de Dios y supe que era el Señor Jesús. Lloré y grité: ‘¿Qué quieres, Señor?’ ‘Amor’, fue la respuesta. “Esperé mucho tiempo para escuchar qué más podría venir. El éxtasis duró mucho tiempo. Caminé ante el altar del Santísimo Sacramento. Comenzó una tercera experiencia similar. Me acosté en el suelo en oración y el Señor dijo: ‘Enseña el amor de mi Sagrado Corazón’. Algún tiempo después escuché: ‘Aprende más sobre el Papa enterrado en esta capilla’.

“Cuando me levanté de esta experiencia, supe que haría lo que Dios quisiera que hiciera. Me sentí bastante aturdido. Era temprano en la mañana cuando entré en San Juan de Letrán, pero cuando me dispuse a partir ya era tarde. Pasé un recorrido por mi lado y escuché al guía decirle a la gente que el Papa León XIII estaba enterrado en esta capilla. Miré a mi alrededor y vi una tumba elevada en la pared de la capilla del Santísimo Sacramento. Me quedé y oré ante la tumba.

“Después de mi regreso a casa, investigué y aprendí que el último acto del papado del Papa León fue entronizar al mundo entero al Sagrado Corazón de Jesús. Entendí ahora que la devoción al Sagrado Corazón iba a ser una parte importante de mi sacerdocio. Se convirtió tanto en mi devoción personal como en una que he promovido a otros. He llegado a ver que Jesús desea ser rey del mundo entero y debo promover esta devoción a todos”.

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados