Cuando Santa Faustina se encontró con su ángel de la guarda
07/24/2022

Santa Faustina tuvo un encuentro espiritual fascinante con su ángel de la guarda en un jardín en 1934. Una monja que conocía se estaba muriendo, pero no había forma de que ella lo supiera en ese momento.

Hay santos de los que conocemos más que otros, pero hay de algunos santos de los que nos han llegado hasta nuestros días grandes historias de conversión y evangelización, Faustina Kowalska es una de ellas.

En su diario escribió una gran cantidad de relatos sobre sus visiones y encuentros espirituales. l libro tiene más de 600 páginas, podrían parecer muchas o pocas para una vida entera. ¡Pero hay tantas oraciones maravillosas, experiencias espirituales e historias interesantes que hace difícil que no sea leído de una sola vez.

Una de estas pequeñas historias tiene que ver con la vida, la muerte y su ángel de la guarda. Santa Faustina tuvo un encuentro espiritual fascinante con su ángel de la guarda en un jardín en 1934. Una monja que conocía se estaba muriendo, pero no había forma de que ella lo supiera en ese momento.

Con la ayuda del ángel de la guarda de Santa Faustina, la monja le habló a Faustina mientras moría, ¡y ni siquiera estaban en la misma ciudad!

“Entonces comencé de inmediato a rezar el rosario con los jardineros por los moribundos. Después del rosario, dijimos varias oraciones por los moribundos. Después de las oraciones, los pupilos comenzaron a charlar alegremente entre ellos.

“A pesar del ruido que hacían, escuché estas palabras en mi alma: ‘¡Oren por mí!’

“Pero como no podía entender estas palabras muy bien, me alejé unos pasos de las salas, tratando de pensar quién podría ser el que me estaba pidiendo que orara.

“Entonces escuché las palabras: ‘Soy hermana …’ “Esta hermana estaba en Varsovia mientras yo estaba, en ese momento, en Vilnius.

“’Oren por mí hasta que les diga que se detengan. Me estoy muriendo.’ “Inmediatamente, comencé a orar fervientemente por ella, al Corazón de Jesús. Ella no me dio un respiro, y seguí orando desde las tres [en punto] hasta las cinco.

“A las cinco, escuché las palabras, ‘¡Gracias!’ y entendí que ella había muerto. Pero durante la Santa Misa del día siguiente, seguí orando fervientemente por su alma.

“Por la tarde, llegó una postal que decía que la Hermana … había muerto en tal o cual momento. Comprendí que fue a la misma hora en que ella me había dicho: ‘Reza por mí’ ”.

¡No te pierdas el video completo!

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a seguir creando contenidos católicos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados